Así maltrata el Sergas a sus facultativos

Share

Precariedad en la sanidad pública gallega: jornadas de 2 horas y contratos mes a mes

 

“Nuestro trabajo es muy vocacional, te tiene que gustar mucho lo que haces para aguantar esto”. La frase es de una médica de Urgencias del Sergas, doctora en un hospital comarcal que, con todo, dice sentirse “una privilegiada” entre la “precariedad general” que observa en muchos de sus compañeros en la sanidad pública gallega. “No puedo organizar mi vida, no tengo mucha estabilidad… Pero menos mal”, cuenta.

Ese “menos mal” se refiere a que tiene asegurado trabajo durante todo el año a pesar de firmar un contrato cada mes. María (nombre ficticio) es una de las cinco profesionales de su centro que sufre esta temporalidad e inestabilidad pero ella y otros tienen seguro el trabajo, al menos, doce meses seguidos para cubrir bajas, incidentes o vacaciones. Otros dos compañeros son llamados cuando el Servizo Galego de Saúde (Sergas) lo considera oportuno. El resto es fijo o interino, una quimera para mucho personal sanitario.

La pregunta es obvia. ¿Por qué María firma contratos cada mes si trabaja todo el año? “En ese caso me tendrían que dar días para formación, podría coger vacaciones en verano y tener hijos… Porque yo quiero quedarme embarazada, pero en el momento que lo haga, sé que voy al paro” explica. En caso de negarse sin causa justificada a las contrataciones mensuales que le ofrecen, sería penalizada y pasaría al último lugar de la lista de la que el Sergas tira para llamarla a ella y a otros profesionales médicos. En su caso, el listado “no es muy largo”, dice esta médica que se desplaza desde una ciudad a más de cien kilómetros, tuvo una buena puntuación en las oposiciones pero no obtuvo plaza fija -“eran cinco las ofertadas”, recuerda- y valora tener “cierta continuidad”. No como muchos compañeros, sobre todo en Atención Primaria. En esos casos, caer de la lista supondría tener entre 100 y 200 personas delante.

En primaria son muy comunes los contratos diarios y por horas. Hay montones de ejemplos. Las denuncias de personal, sindicatos y colectivos y profesionales del Sergas en los últimos años hablan de hasta 100.000 contratos por las dice en un solo año, casos de más de veinte contratos temporales para un solo empleado, contrataciones de horas, llamadas con menos de medio día de antelación, ni un solo derecho laboral generado en antigüedad y ausencia de descansos entre jornadas.

LEER NOTICIA COMPLETA EN ELDIARIO.ES