Las cortas patas de la mentira

Share

En ningún momento nos hemos arrogado la representación de nadie, ni lo necesitamos ni lo hemos hecho como puede comprobarse en la presentación