MIR

Share

Semana decisiva para saber si Sanidad quiere realmente modificar el decreto laboral de los MIR

«Los MIR dejan a Sanidad entre la espada y la pared» «Esta semana va a resultar determinante para comprobar si en un ejercicio de autocrítica y de sensatez, el Ministerio de Sanidad rectifica y concede realmente a los residentes la importancia que merecen dentro del Sistema Nacional de Salud o si, por el contrario, Elena Salgado y su equipo de Recursos Humanos insisten en sus errores pasados y condenan de por vida a los facultativos en formación a trabajar como mano de obra barata para hospitales y centros de salud de todo el país». Con este arranque denuncia GACETA MÉDICA en un editorial la «errática política de personal que mantiene el ministerio». «¿No ha tenido tiempo Sanidad de analizar las quejas de estos médicos, después de meses y meses de declaraciones cruzadas en los medios de comunicación, aprovechando para ello la elaboración de un proyecto de decreto que ha nacido con la oposición de los afectados, de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, estudiantes de Medicina, CC.OO., sociedades de Atención Primaria como la antigua Semergen, y hasta de la debilitada Organización Médica Colegial?» –se pregunta el semanario.

Según GACETA MÉDICA, hagan lo que hagan ya los buenos de Benedicto y de Rubio, y por supuesto su superior, el subsecretario, Fernando Puig de la Bellacasa, Sanidad quedará entre la espada y la pared. Si finalmente da marcha atrás, retoca su defectuoso decreto y mejora las condiciones retributivas y profesionales de los IR, como reclaman con toda justicia sus representantes, las CC.AA., que a fin de cuentas son las que correrán con el gasto, se echarán encima del Paseo del Prado y la grieta en la cohesión sanitaria que se escenifica periódicamente en el Consejo Interterritorial se hará, si cabe, aún más grande. (…) En caso de que Sanidad persista en su error, los que se echarán a la calle serán estos últimos (los residentes), con un resultado previsible: ante la falta de personal, la marcha de los llamados ´becarios´ paralizará hospitales y centros de salud, se interrumpirán operaciones, pruebas diagnósticas y consultas, se dispararán de nuevo las listas de espera, y la población traducirá su descontento en forma de votos contra las autoridades actuales.

lunes, 11 de diciembre de 2006.

Publicado por: CESM