Los jardines colgantes de Babilonia en el CHUO, y los camiones ¿desaparecidos?

Share

¿Se está empleando un dinero, que supuestamente no hay para recuperar recortes como la carrera profesional o acabar con el mal llamado copago -repago en realidad-, para crear un curriculum y propaganda familiar?

 

Ante el anuncio de la construcción de unos jardines en la azotea del CHOU, son numerosas las personas que se han dirigido a nuestra organización preguntándose, en primer lugar, porque se escoge siempre al CHOU para este tipo de proyectos que podemos considerar como “peculiares”. Para, en segundo lugar, manifestar su sorpresa sobre la inversión de dinero, que se manifiesta no haber para cosas más perentorias, llegando a insinuar que se está utilizando para promociones personales; intentando “adornar” un curriculum inexistente con anterioridad al acceso a cargos directivos.

Se nos ocurrió pensando en las características especiales de nuestra población, muy dispersa y envejecida, y en la necesidad de acercar más los servicios.

Eloína Núñez

Se pone, como ejemplo, el caso de los “camiones hospital” anunciados a bombo y platillo como la gran idea de la gerencia de ese hospital y de los cuales, pese al dinero público invertido – 1.7 millones – y a la publicidad dada, parece que, a día de hoy, nadie sabe nada. 

Las unidades móviles con salas de consulta, de espera e incluso mostrador para atender a pacientes a lo largo de la geografía gallega están a punto de ver la luz. Empezarán a operar en septiembre en Ourense, como avanzó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en el Consello de la Xunta. Iniciarán así la fase para probar su funcionamiento, tras algo más de un año de construcción y adaptación a cargo de la empresa adjudicataria: Alegría Activity, S. L.
Faro de Vigo

Como nosotros no podemos creer en semejante irresponsabilidad y despilfarro de dinero público, hemos dirigido a la Consellería un escrito, en donde solicitamos información sobre este caso de los camiones. Esperamos una inmediata respuesta con la aportación de datos que desmientan éstas, deseamos, infundadas sospechas. De no ser así, alguien debería estar en la calle desde hace tiempo. Todo ello, independientemente, de que al existir fondos europeos financiando una parte del proyecto, de haber irregularidades, procedería su denuncia ante la CE.