El nuevo conselleiro y la herencia recibida

Share

Como empieza a ocurrirle a muchos gallegos, cuando se recibe una herencia cuyos impuestos son impagables, lo único que se puede hacer es prescindir de ella.

El nuevo conselleiro ha demostrado que no era preciso acudir escoltado por la policía a los centros sanitarios, si uno va con voluntad de diálogo, y ganas de intentar resolver las cosas. Así ha podido comprobar que enfrente no tiene una pandilla de energúnemos, sino unos profesionales preocupados por la situación presente y futura de la sanidad. Todo ésto era imposible percibirlo cuando a lo que se iba era a provocar, en ese caso si que no llega ni con una compañía de antidisturbios completa.

Esta voluntad de diálogo y cooperación debe verse reflejada en hechos, hechos ya, no promesas. Sabemos del poco tiempo de que dispone, pero eso, que no es culpa suya, tampoco lo es nuestra. Lo es de la desgraciada práctica política, tan frecuente en nuestro país, del «sostenella y no enmendalla», así que es a ésos a los que debe culpar porque no se puede pedir más paciencia a quienes estallan porque ya no aguantan más.

Aquí tiene D. Jesús el estado actual de la Sanidad gallega:

En el nuevo Alvaro Cunqueiro, como si de una maldición bíblica se tratase, ahora, y perdónenos por la expresión, pero es literal, llueve mierda. Ya sabemos que es un fallo estructural, el problema es que es uno más que unir a techos que se caen, goteras cuando llueve, infraestructuras que faltan, comidas intragables, y un largo etcétera. Con un gerente al frente que en vez de pedir perdón, de entrada, niega la evidencia. Consecuencia, más crispación y cabreo.

Que contarle de Orense, D. Jesús, donde se ha convocado la primera huelga exclusivamente de personal facultativo, y que cuando parecía que se podría conseguir una aproximación, la asamblea de facultativos, harta de años y años aguantando a una incompetente al frente, se niega a suspender la huelga porque ya no se creen nada que venga de una gerencia que los ha engañado y despreciado a lo largo de demasiado tiempo, sin que nadie se diese por enterado. Parece que hay lazos, más importantes que una buena gestión y capacidad, para mantener a determinadas personas en el cargo independientemente de que arrasen con el hospital.

En Pontevedra, ahí tiene un gerente, que hasta ha sido amonestado por los tribunales por su política de nombramientos, por no mencionar lo de la empresita particular, consecuencia, crispación de nuevo y pésimo ambiente de trabajo. Así no se puede seguir.

De la Primaria de toda Galicia, ya mejor, ni hablamos. Jornadas de cincuenta pacientes o más, domicilios aparte, nulas sustituciones, ningún apoyo institucional y demandas cada vez mayores. Consecuencia, imposibilidad de ejercer una medicina con un mínimo, no ya de calidad, sino de seguridad. Profesionales agotados físicamente y hastiados psicológicamente, sin ilusión alguna. Así no se puede tratar al pilar sobre el que se sustenta la Sanidad.

Lo dicho, D. Jesús, bienvenido, sus primeros actos parecen demostrar que realmente trae una manera muy diferente de hacer política en la Sanidad y ahí siempre nos encontrará dispuestos a colaborar. Creemos que el diálogo es fundamental para que las sociedades avancen. Pero hágase mirar eso de la herencia recibida, no vaya a ser que no pueda pagar los impuestos, y si quiere un nuevo horizonte, haga lo único inteligente, renuncie a ella. No deje que el pasado lastre el futuro.